Nuestra Primaria

Cuando el niño entra en Primaria es recibido por su maestro tutor, que le acompañará durante los seis cursos consecutivos de esta nueva etapa. De este modo se logra un vínculo afectivo, con mayor conocimiento de los niños y sus familias, lo que genera un ambiente de confianza y cercanía, tan benéfico y necesario para una educación consecuente y coherente entre casa y escuela. 

El maestro tutor es la figura de referencia estable para los niños, que les aporta seguridad y confianza en los nuevos desafíos de su camino de aprendizaje. Su tarea es la de presentar al niño el mundo, que puede ser explorado, experimentado y descubierto. Y lo hace estableciendo una cálida vinculación anímica en una positiva atmósfera de clase, creando sólidos hábitos de trabajo y dando sentido a los contenidos dentro de un todo integrado.

La naturaleza de la mente infantil en esta etapa de la vida es esencialmente pictórica e imaginativa, por tanto todo el proceso de aprendizaje está basado en ello, proporcionándole al niño las experiencias que le hablan directamente, produciéndole bienestar y entusiasmo al aprender.

 

El día a día

Cada día comienza con el saludo individual del tutor a cada alumno y a continuación con un periodo conocido como “clase principal”, de unas dos horas de duración, en el que el maestro tutor imparte las asignaturas de Lengua, Matemáticas y Conocimiento de Medio en bloques de varias semanas que se organizan alternadamente a lo largo del curso escolar. 

Éste es un rasgo esencial de la metodología Waldorf. El alumno, al estar inmerso en la materia trabajada, vivencia intensamente cada periodo y sus contenidos emergen incorporados, “hechos propios” al ser retomados de nuevo en el próximo periodo correspondiente. Al transmitir los contenidos de manera viva e imaginativa, el niño puede identificarse íntimamente con ellos y de esta forma realiza el verdadero aprendizaje, sin ser apenas mecánico o memorístico.

Cada clase está estructurada de una forma artística, impregnada de ritmo, estructura y sentido. El niño necesita vivenciar lo bello y sentir alegría al realizar la tarea. Diariamente se trabaja con recitaciones, canciones, movimiento e instrumento musical para poder dar paso a los contenidos y al trabajo individual en su cuaderno. El final de la clase se reserva al material narrativo propio de cada curso, de acuerdo al currículo Waldorf. En las siguientes horas se van sucediendo las demás materias: idiomas, música, trabajos manuales, educación física, euritmia…, impartidas por el equipo de la clase, con los mismos principios didácticos y pedagógicos. 

La educación Waldorf intenta hacer de los valores humanos el elemento central del currículo.  En un entorno nunca competitivo, creando un clima de colaboración, se anima a los niños a sentir satisfacción profunda por su trabajo bonito y bien realizado, estimulándoles a dar siempre lo mejor de sí mismos, valorando el esfuerzo individual, respetando su proceso evolutivo y atendiendo a sus necesidades de acuerdo al momento madurativo en que se encuentran.

 

Te puede interesar:

Manualidades >
Educación Física >
Los Oficios >
Olimpiadas Griegas >
Fiestas Primaria >